volver arriba

Desde su invención, la fotografía nos ha dado retratos. Poses, gestos y miradas se entremezclan en esa suerte de teatro de la personalidad que se organiza siempre que una cámara enfrenta a un cuerpo. Juegos de máscaras que no ocultan, sino que están mucho más cerca de revelar y que en sus imposturas permiten ser uno y a la vez otro. Si un doble de cuerpo es una persona que sustituye a un actor ...

VER MAS +